0150 - HGT

SENCILLAMANTE HERMANO

Ante nuestros ojos se presenta la imagen del nuevo curso. Imagen que nos sugiere recuerdos, elementos del pasado, colección de momentos vividos.

Trae como lema motivador, hilo conductor de nuestro curso, una "matrícula": 0150-HGT.

Hay un elemento común: el V. H. Gabriel representado, a lo9 largo de estos 150 años desde su muerte de muchas maneras: posters, fotos, pegatinas, adhesivos, estatuas, puntos de lectura, calendarios, tebeos, carteles... que recogen lo que hemos ido viviendo y celebrando a largo de tantos años.

¿Para un museos? Ciertamente sería un objetivo pobre, por el que no merecería la pena hacer muchos esfuerzos.

¿Para celebrar? Sí, eso sí. Que es traer al hoy de nuestra Familia Sa-Fa lo esencial de su pensamiento, de su carisma y6 de sus intuiciones espirituales:

La importancia de la interacción escuela-familia-parroquia. Es el aspecto más original e incisivo del carisma del V. H. Gabriel con respecto a la misión. El V. H. Gabriel había experimentado como maestro en su pueblo natal y luego propuso a todos una actividad educativa que no considerara a la escuela como un elemento aislado, sino en relación con la comunidad cristiana y con las familias.

La Sagrada Familia inspiradora de la acción educadora. Cuando el V. H. Gabriel dio el nombre definitivo a su Instituto pensó en la Sagrada Familia de Nazaret. No se trataba simplemente de elegir un título entre otros, sino de darle una referencia espiritual, un modelo de

 

identrificación en la construcció de la comunidad y en la actividad educativa. La familia de Nazaret es el ambiente donde el Hijo de Dios creció. María y José fueron los educadores de Jesús; pero podemos decir también que Jesús era el educador de María y de José, con sus palabras, con su conducta, a veces misteriosa, con su humilde sumisión durante muchos años.

El "espíritu de familia" modelo de relaciones. Como Superior de la familia religiosa que había fundado, el V. H. Gabriel dedicó toda su vida a cultivar lo que él llamaba "espíritu de cuerpo y familia" entre sus Hermanos: construyó una casa donde acogerlos a todos, escribía numerosas cartas para mantener las relaciones, visitaba las escuelas y comunidades, intervenía en los casos de conflicto y hacía todo lo posible para que las relaciones mutuas estuvieran presididas por la caridad, el respeto y la sencillez. En una de sus cartas circulares a los Hermanos podemos leer esta hermosas expresiones:

"Todos los miembros que componen una Congregación (una familia o cualquier otro gfrupo) en la que, exista este espíritu, tienen un solo corazón y un alma sola; se aman y ayudan mutuamente, comparten las alegrías, las penas, los éxitos y los fracasos de todos; las atenciones recíprocas y una entrañable fraternidad unifican los espíritus y caracters más diversos; lo que es de uno pertenece a todos y dejan de tener sentido las palabras "mío" y "tuyo"; cada uno se considera menos que los otros y Dios reina sobre todos" (Circular nº 21, 1864) (H, Teodoro Berzal, Quito, febrero de 2014).

Traer a nuestro cufrso estas intuiciones y celebrarlo en uestra oración, en las reflexiones de la mañana al comenzar las clases, en las actividades que a lo largo del año se hagan en el Colegio. Que su recuerdo llene el curso del aroma de sus virtudes.

Y sobre todo, vivir como lo que fue Gabriel: SENCILLAMENTE HERMANO.

- En el estudio y el trabajo.

- En la oración.

- En el juego y las excusiones.

- En la cagtequesis y los grupos de fe.

- En las relaciones con los amigos.

- En la familia, en la Comunidad.